COMMEDIA

comunicación & social media

Plan Social Media


5 comentarios

Planificación Social Media para fotógrafos y profesionales de la imagen

Hace unos días ofrecí una ponencia en l’Escola d’Art i Superior de Disseny de Castelló, en el marco de las jornadas de diseño que vienen celebrando año tras año, que quiero compartir.

.

Dividí la presentación en tres grandes bloques:

  1. Una primera parte, de carácter teórico, en la que expliqué la revolución que han supuesto internet, los nuevos medios y redes sociales, y las tecnologías de la información a la hora de comunicarnos; traté también la conveniencia de forjar una buena imagen de marca personal y profesional, de vigilar constantemente nuestra reputación, y de cuidar todo aquello que hacemos y decimos, de ser capaces de generar buenos contenidos y con valor, para cerrar esta primera parte, hice hincapié en algo que era de mucho interés para los asistentes: cómo proteger las obras y creaciones a compartir en la red.
  2. La segunda parte, más práctica, quise establecer una hoja de ruta de cómo posicionarse como profesional en los medios y redes sociales. Puse en el centro de la planificación un sitio web propio, que identifiqué como ‘nuestra casa’ en la red, en el que no sólo debíamos mostrar quiénes somos y qué hacemos (catálogo y portfolio) sinó que también tenía que ser un espacio de conversación con nuestros invitados (espacio blog). Partiendo de esta ‘casa’ establecí una serie de caminos y sendas hacia los medios y redes sociales (generalistas y específicos del sector), de manera que la circulación transversal de nuestros contenidos entre estas diferentes plataformas hiciera que, por un lado, éstas vías dieran mayor visibilidad a la propia marca y trabajos, y por otro, trazaran los caminos de vuelta para generarnos visitas y mayor tráfico web. Traté cada red social de manera diferenciada, dándoles un valor específico según sus usos y aplicaciones más adecuados.
  3. En la tercera y última parte quise mostrar a través de tres ejemplos todo lo dicho. Seleccioné tres perfiles diferentes de fotógrafo, a quienes entrevisté personalmente a través de cuestionarios online y por vía telefónica:
  • Vicente Nadal, fotógrafo que gracias a su web (hecha por él mismo), su blog y una presencia activa en redes sociales ha sabido hacer más visible su marca personal. Destaqué la buena estructura del sitio: limpio, conectivo, social y usable por todo aquél que entra en él.
  • Sergi Reboredo, como profesional más especializado (fotoperiodista y docente) me sirvió para mostrar también la exponencial visibilidad que pueden aportar las redes sociales, partiendo siempre de un producto de calidad, así como la oportunidad de gestionar nuevas vías de negocio.
  • El Marco Rojo ilustró de qué manera se puede sacar un gran rendimiento a la presencia online si se tiene una buena imagen corporativa, un trabajo de calidad y especializado, y también una buena estrategia de comunicación de estos contenidos, a través de los blogs propios y de la casi exclusiva utilización de su fanpage en Facebook.

La ponencia fue muy celebrada, con una buena asistencia, mucho interés generado y bastantes preguntas al final. De hecho, me pidieron después de la charla que me reuniera en privado con la clase de fotografía para resolverles dudas pendientes; fue un muy buen rato, en cercanía, en el que hablamos de manera distendida sobre las estrategias que ya estaban siguiendo para darse a conocer en la red.

¿Qué opinión os merece? ¿Os parece adecuada la planificación que propuse?

Se aceptan comentarios, críticas constructivas y todo tipo de ideas…

Anuncios


2 comentarios

(I+D+i)+d: Investigación, Desarrollo, innovación… y ¡diálogo!

Apostar por la innovación no es solamente fundamental, sino que tiene que ser uno de los pilares base de la empresa de cara al futuro más inmediato, convirtiéndose en una estrategia deliberada.

Si la Investigación y el Desarrollo suponen, respectivamente, una mejora del conocimiento científico (de aquello que sabemos, de una manera metódica y demostrable) y de su aplicabilidad en el desarrollo de nuevas soluciones (de cómo somos capaces de convertir lo que sabemos en productos y servicios), la innovación agrega un componente tecnológico a la fórmula, de modo que se integran los nuevos avances al servicio de la experimentación, la producción, la distribución y el consumo (no sólo el cómo somos capaces de automatizar procesos, sinó también cómo podemos adaptar las últimas tecnologías al entramado industrial y comercial a favor del progreso).

investigación y desarrollo, innovaciónHoy, a la adición I+D+i cabría añadir sin dudar otra ‘d’, la del diálogo. Las nuevas tecnologías de la Información y la Comunicación, con las redes sociales a la cabeza, han convertido el mercado en una conversación contínua donde el cliente ya no sólo “siempre tiene la razón”, sinó que además dispone de los mecanismos e instrumentos necesarios para desentenderse de los canales tradicionales, donde los mensajes comerciales se difundían de manera unidireccional y controlada. Al productor de bienes y servicios ya no le basta con la publicidad a la vieja usanza para promocionar sus productos: hoy el éxito y el fracaso se miden en likes, shares, comentarios en foros y plataformas sociales; tampoco le son suficientes los mejores equipos posibles de inventores, diseñadores o desarrolladores: los clientes en red son sus analistas más críticos e implacables, aunque pueden convertirse también en sus mejores aliados. Desde esta nueva perspectiva, la innovación es social[1], un proceso interactivo en donde las herramientas 2.0 potencian los aspectos de relación entre los diferentes agentes socioeconómicos. Y esta relación es fruto del diálogo.

La innovación puede llevarse a término de muchas maneras, sin implicar a priori un gran desembolso económico, aunque sí esfuerzo y ciertos riesgos. Cabría analizar el modelo de negocio de cada empresa, el nivel de implantación de tecnología, la organización del trabajo y las cadenas de valor que se establecen en el proceso… así como su capacidad de diálogo y de desarrollo de ideas novedosas.


[1] Expresión obtenida de: Polo, Fernando y Juan Luis (2012) #socialholic, página 44.


Deja un comentario

Cómo hacer videomarketing

Grabar un vídeo está al alcance de cualquiera, pero… ¿cómo hacer un buen vídeo que venda nuestra marca y pueda ser visto por cientos de personas?

Hoy, la mayoría de teléfonos móviles y tabletas permiten grabar con una calidad más que aceptable, y las cámaras compactas y profesionales han incorporado la alta definición en la grabación de vídeo. Además, los medios y redes sociales se han convertido en el escaparate perfecto para distribuir y promocionar nuestras creaciones.

Podemos contar historias, realizar videotutoriales, entrevistas, mostrar testimonios o presentar nuevas campañas y productos. Recientemente, asisití a una charla de Ana Nieto, Directora de la Agencia de Marketing Digital en Web Empresa 2.0, en la que nos explicó cómo podemos hacer vídeos y promocionarlos de una manera sencilla, rápida y relativamente barata, con unos buenos contenidos que reflejen la apuesta de valor, el know-how, las capacidades y todo aquello que diferencia a nuestra marca de las demás.

He intentado resumir su conferencia en el siguiente vídeo animado: Tu puedes ser la nueva estrella del videomarketing; si lo haces bien, tu vídeo pueden llegar a verlo mucha gente…


1 comentario

Tengo un Plan: cómo llevar a cabo un PSM estable y sin fisuras

Las empresas y organizaciones han visto en las redes sociales una oportunidad de darse a conocer e interactuar con sus potenciales clientes desconocida hasta la fecha. El posicionamiento online de toda marca, producto o servicio se ha hecho casi imprescindible, de manera que disciplinas recientes como el marketing online, el posicionamiento y reputación web, o el community management se han convertido en las nuevas obsesiones de todo empresario para abordar en condiciones favorables los mercados 2.0. Pero estar en los medios sociales online requiere, además de la voluntad expresa de estar en ellos de manera activa, una serie de pautas a seguir, que se concretan en el Plan Social Media (PSM).

Lo más importante a la hora de desarrollar nuestro plan será establecer, de manera precisa, nuestros OBJETIVOS: debemos tener muy claro qué es lo que se pretende con la incursión de nuestra organización en los social media (posicionarnos, potenciar un producto o marca, ganar competitividad, aumentar las ventas, perfeccionar o a desarrollar nuevos productos…) Estos objetivos serán los que definan nuestra identidad digital, y tienen que ser siempre realistas; de lo contrario, nuestro posicionamiento y reputación digitales pueden verse seriamente dañados o caer en el absurdo.

Casi en paralelo a la definición de objetivos, tenemos que acotar a quién nos vamos a dirigir, estableciendo el TARGET de nuestra actividad digital. Hay que tener en cuenta para ello cuál es efectivamente nuestro público/mercado objetivo, sus gustos y preferencias, la visión que tienen de nuestra organización… Se trata más que nunca de exponer y, sobretodo, escuchar, dado que los social media nos permiten entrar en contacto con nuestros (potenciales) clientes y seguidores de una manera directa, rápida y personal. Definir mal nuestro target conllevará una pérdida de tiempo y dinero innecesarios, ya que buena parte de nuestro PSM no valdrá para nada, no se cumplirán los objetivos, y todo deberá reorientarse, o empezar casi de cero.

Una vez establecidos los objetivos y el target, es hora de elegir las PLATAFORMAS Y HERRAMIENTAS que sean necesarias para llevar a término nuestro plan. En este punto, es importante no querer abarcar todo, ni querer estar en todas las plataformas; es preferible mantener una actividad constante y equilibrada en los medios que elijamos que estar en todos y no poder atenderlos. La calidad siempre por delante de la cantidad (y esto vale también para nuestras publicaciones, mensajes y promociones). Y hay que tener claro el código de conducta y comunicación de cada plataforma, esto es, conocerlas bien para sacarles el máximo partido y conectar con sus usuarios.

Puesto en marcha el posicionamiento de la empresa en las redes, hay que ANALIZAR Y MONITORIZAR todos aquellos movimientos que se realizan en los social media en relación a nosotros. Esta tarea nos servirá para saber si vamos en el buen camino en la consecución de los objetivos, cómo está respondiendo el target a nuestras propuestas, o cuáles són las carencias o fisuras que puede haber en nuestra estrategia. Lo importante, como todo en la vida, no es llegar sinó mantenerse, por lo que hay que estar encima de la situación constantemente, para así poder incluso mejorarla.

Por último, además del Plan Social, es conveniente tener un PLAN B, por si el primero hace aguas, y un PLAN DE CRISIS para hacer frente a posibles crisis online. Un buen segundo plan nos hará ganar tiempo a la hora de reorientar el posicionamiento, herramientas u objetivos del primer plan; el plan de CRISIS será nuestro extintor de incendios: hay que saber gestionar las crisis con serenidad y buenas maneras, pidiendo disculpas si es menester, y saber asumir nuestros posibles errores.