COMMEDIA

comunicación & social media

Palabras 2.0

Deja un comentario

Dicen que las palabras se las lleva el viento; hoy, además, son bits en la nube.

Desde que la especie humana vive en sociedad, la necesidad de comunicación la llevó a esforzarse en encontrar un código válido para todos, un sistema que le resultara sencillo, rápido y eficaz para hacerse entender y entender a los otros. Los humanos hemos desarrollado, física, intelectual y tecnológicamente, la capacidad comunicativa del habla, que transforma una serie de fonemas sin significado a priori en una infinita combinación semiótica de morfemas y palabras, en una estructura creativa e infinita que hemos denominado lenguaje. Toda cosa, física, real, abstracta o imaginaria, ha tenido, tiene o tendrá una palabra correspondiente, y es por medio de esta combinación que los individuos creamos los discursos que nos sirven de expresión.

Dicen también que la escritura es la pintura de la voz; la escritura es, para todos nosotros que hemos tenido la suerte de la alfabetización, esta técnica que nos permite por un lado expresarnos y por otro hacer nuestras palabras un poco eternas. Decía Sócrates, el gran filósofo de la Grecia clásica, que por cierto no nos dejó ninguna palabra escrita: “Háblame para que yo te pueda conocer”. Aquí es donde radica el quid de la cuestión, todos y cada uno de nosotros tenemos, como individuos sociales, la necesidad de la comunicación, tanto como emisores como receptores de mensajes y discursos. Tenemos, en mayor o en menor medida, las capacidades físicas necesarias para la realización de esta tarea comunicativa. Pero tenemos también, y en eso deberíamos prestar especial atención, una serie de capacidades intelectuales y culturales definitorias que nos permitirán articular nuestras palabras de una manera o de otra, expresarnos con más o menos calidad y cantidad de recursos, darle a nuestras palabras un sentido u otro, una significación u otra, una intencionalidad o ninguna. La escritura es como un gran cazamariposas de palabras que se llevaría el viento.

Es la forma y el juego que le damos a las palabras, orales o escritas, lo que nos hará buenos conversadores, oyentes, o escritores, dependiendo de cada circunstancia comunicativa. Al hacer nuestras las palabras, expresamos, comunicamos y nos definimos, al tiempo que nos vemos en la obligación de aportar algo, de generar diálogo, de contribuir al circuito: muchos usuarios han entendido los blogs de manera equivocada, como un sistema de publicación de información personal, y han volcado a la red datos y reflexiones personales, legítimas, pero sin mucha capacidad de atraer la atención, el interés ni la respuesta de nadie. Otros usuarios, en cambio, han asumido el blog como un sistema de publicación personal idóneo para vehicular contenidos e informaciones de interés individual o colectivo tradicionalmente marginados en los grandes y convencionales medios de comunicación. Ahí reside el valor de las palabras 2.0. Cualquier otra cosa sería, también en el entorno digital, hablar por hablar. O cazar mariposas sin ton ni son.

Anuncios

Autor: carlesbove

www.about.me/carlesBS

Deja un comentario..

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s